Revista Digital DeMujeres.com.ar

Viernes | 15 de Noviembre de 2019

Astrología

Agosto, el mes de Leo, el mes del sol

Lic. M. Eugenia Centurión - 07-08-2013

Lic. Jimena Romero Zaliz

Agosto, es el tiempo de la celebración de la Pachamama, diosa andina que encierra en sí misma, el potencial y el misterio de la vida. La identidad en donde reconocemos, y sentirnos parte de esa gran red en la que todos somos interdependientes.

 

 

Pacha es el universo, es síntesis. Es contención materna que nos da esa fuerza de sentirnos parte de un todo nutricio y contenedor. 

 

Es identidad latinoamericana, sol, orgullo por ser parte de esta tierra, por el compromiso de cuidar este espacio que habitamos, para nosotros, para los nuestros y para las generaciones por venir.

 

Comienza agosto y con este mes, el inicio del tiempo de la energía que en astrología denominamos del Sol. Energía autocentrada, personal y “yoica”.

 

Dejamos con Cáncer, el signo lunar, ese tiempo en donde necesitamos hacernos uno con nuestra familia, reunirnos, tomar un nombre, un apellido, saber que formamos parte de un linaje que nos permite 

constituir nuestro particular modo de ser y estar en el mundo a sabiendas de sentirnos protegidos. 

 

Una fase necesaria, porque como cachorros humanos necesitamos, por nuestra prematuración, un tiempo de apego, seguridad y cercanía de nuestra madre mucho mayor que cualquier otro mamífero.

 

Emerger de ese espacio contenedor, afectivo, aniñado, seguro para “salir de la aldea” en busca de nuevas experiencias y de nuestra identidad personal, no solo es un camino arduo, sino muchas veces de toda la vida.

 

La astrología en su conformación cíclica, nos muestra que en cada tiempo, un tipo particular de energía se cristaliza. Algunas veces esta energía nos ampara y otras veces, nos encierra, nos aferramos a ella y no podemos dejarla atrás.

 

La propuesta, el desafío y potencial creador está en poder pasar luego a un nivel diferencial de conciencia mayor, inclusivo del anterior pero superador en su síntesis.

 

En este caso Leo incluye y supera energéticamente  a Cáncer en cada uno de nosotros.

 

El Sol, la energía que generalmente conocemos como nuestro signo solar (habitualmente  decimos “Soy de Leo”, “Soy de Tauro”, “Soy de Aries”) nos habla de aquel lugar donde, en general, hacemos identidad.

 

Es también el lugar desde donde habitualmente “salimos”, respondemos, podríamos decir, se nos ve y se nos ve, porque nos mostramos.

 

Allí, donde podemos decir soy Yo, me reconozco.

 

 

Lic. Jimena Romero Zaliz

Lic. M. Eugenia Centurión

El pozo de Agua

 

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.