Revista Digital DeMujeres.com.ar

Viernes | 17 de Noviembre de 2017

Salud Emocional

Enamorarse después de los 50

dmujeres - Revista digital - 05-12-2013

Buscando en la web notas interesantes para compartir con ustedes, encontramos muy buenos artículos en la  página de la Lic. Alicia López Blanco. Seleccionamos "Enamorarse después de los Cincuenta". Para pensar y reflexionar.

 

 

 

 

Lic. Alicia López Blanco

 

La vida siempre nos ofrece oportunidades y, en lo que al amor se refiere, cualquier edad es propicia para que éstas se presenten. Entre los 50 y los 60 años, la mayoría de las personas han atravesado una considerable cantidad de experiencias diversas: casamientos, divorcios, separaciones, o viudez. La vida es movimiento, las personas cambian, los vínculos también, y por una u otra razón, lo que una vez fue se ha terminado.

 

Todo depende de cómo cada persona haya capitalizado sus experiencias pero, en general, suelen aparecer las ganas de volver a enamorarse. Quienes toman lo vivido como aprendizajes no piensan en términos de fracaso y ven en un nuevo amor la oportunidad de poner en acto lo aprendido. Por esto, cuando se inicia una relación en esta etapa de la vida, la construcción de un nuevo vínculo suele encararse con más realismo, sabiduría, paciencia y cuidado.

 

Las probabilidades de que una persona se enamore dependen de una combinación de variables: estar disponible, encontrarse con la persona que sea capaz de despertar ese sentimiento y que éste sea correspondido.  Podríamos sintetizarlo de este modo: estar en el lugar indicado, con la persona indicada, en el momento indicado. En este sentido, algunos tienen más suerte que otros, están más abiertos a que les suceda o se esfuerzan por generar oportunidades.

 

Si el encuentro genuino se genera, no hay edad límite para experimentar las sensaciones que provee la etapa de enamoramiento, esa cumbre química en la que nos invaden fuertes sensaciones corporales y nos sentimos enajenados por el otro, pero no debemos olvidar que ellas constituyen sólo una etapa en la construcción de un amor maduro, el cual necesita desligarse de la ilusión de que el otro sea como uno desea e implica la aceptación de cómo es en realidad.

 

Groucho Marx, en su autobiografía Groucho y yo, comenta: "… el verdadero amor aparece sólo cuando se han amortiguado las primeras llamaradas de la pasión y quedan sólo las ascuas. Este es el verdadero amor, que guarda sólo una relación remota con el sexo. Sus partes integrantes son la paciencia, el perdón, la comprensión mutua y una gran tolerancia hacia los defectos ajenos. Creo que ésta es una base mucho más firme para la perpetuación de un matrimonio feliz".

 

Pasados los 50 las personas suelen estar más allá de prejuicios y mostrarse como son. Se acercan a una relación con su bagaje de experiencias con todos los beneficios y lastres que esto conlleva, y esperan ser aceptados con lo que cargan en su mochila. Del mismo modo, aquellos que valoran el hecho de comprometerse en un vínculo amoroso, también están dispuestos a aceptar lo que el otro trae.

 

Las expectativas son más realistas  por lo que se valora la empatía, la seguridad, el compañerismo, poder confiar, compartir lo posible, divertirse juntos, y el respeto por las individualidades, diferencias e independencia. Ya se ha aprendido que no se puede predecir el futuro por lo que la esperanza se cifra en permanecer juntos mientras el deseo y el afecto estén presentes.

 


 

Lic. Alicia López Blanco
Psicóloga Clínica y Escritora


Autora de: “La salud emocional”, “Mujeres al rescate” (Paidós), y “Estar Mejor” (Ediciones B)
www.alicialopezblanco.com
http://alicialopezblanco-mm.blogspot.com.ar/
Imagen: http://www.rosario3.com/salud/noticias.aspx?idNot=111679

 

NOTAS RELACIONADAS

No existen notas relacionadas para esta publicación en particular.

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.

Lo + leido