Gimnasia Mental

Romper la Monotonía es la clave

dmujeres - Revista digital - 12-12-2013

En los últimos años, los científicos han descubierto el fenómeno de la neuroplasticidad, una capacidad del cerebro que permite que las neuronas y las conexiones entre ellas estén en constante regeneración. Mientras que antiguamente se asumía como inevitable el deterioro del cerebro y de las capacidades mentales, hoy sabemos que también podemos ejercitar nuestra cabeza para mantenerla en forma.

 

 

 

 

 

Si por comodidad o rutina dejamos que la vida automática nos gobierne, se detiene también la marcha de la neuroplasticidad, estancando y borrando incluso, algunos caminos aprendidos durante la infancia.

 

La monotonía nos desconecta, actuamos en piloto automático, la falta de estímulos debilita nuestras capacidades cognitivas.

 

De acuerdo con el libro Manejo del Tiempo, de Marc Mancini, las tareas rutinarias dominan cerca del 80% de las actividades realizadas diariamente, mientras que sólo un 20% está asociado a actividades innovadoras y creativas. La gimnasia mental es fundamental para reducir esta brecha. Exponerse permanentemente a situaciones de cambio, es fundamental para optimizar los resultados cognitivos y realizar tareas que resulten novedosas.

 

Ejercicios Saludables

 

Todo lo que desafíe al cerebro sirve, desde gestos simples como cambiar la mano con la que se cepilla los dientes, hacer sumas mentales o crucigramas, hasta variar su rutina de trabajo. 

 

Adquirir nuevos conocimientos. Acudir a conciertos y museos con mayor frecuencia, aprender música y arte.

 

Probar con actividades para las que creemos no tener habilidad.

 

Descubrir nuevos caminos para ir a lugares frecuentes, así la mente permanece alerta.

 

Juegos para la memoria como el scrable, el ajedrez, el buscaminas, los anagramas, leer con velocidad, hacer crucigramas, etc.

 

Leer y contar historias: El leer nos exige poner toda nuestra atención y más cuando queremos contarle la historia a otras personas.

 

Aprender otro idioma: El hablar más de un idioma es un reto permanente para nuestro cerebro, sobre todo, cuando tenemos que traducir o explicar lo que significa una palabra en otro idioma.

 

Hacer ejercicio regularmente. La frase cliché de “mente sana en cuerpo sano” es totalmente cierta. Lo que es bueno para nuestro cuerpo, es bueno para nuestro cerebro. El sedentarismo contribuye a que desarrollemos condiciones como la hipertensión, la cual puede afectar la memoria.

 

También, es importante tener una nutrición apropiada. Los alimentos que son saludables para nuestro corazón, también son saludables para nuestro cerebro.

 

Por último, no olvidemos que el paso del tiempo nos ha otorgado conocimiento, experiencia y sabiduría, ventajas invalorables que debemos poner al servicio de nuestro bienestar.


Imagen de portada: Mora Ogando. moraogando.blogspot.com.ar/

NOTAS RELACIONADAS

No existen notas relacionadas para esta publicación en particular.

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.