Historias de mujer

China Zorrilla

dmujeres - Revista digital - 12-02-2014

 

 

 

Concepción Zorrilla de San Martín, más conocida como "China", es una de las actrices más prestigiosas del Río de la Plata.

 

Nació el 14 de Marzo de 1922 en la ciudad de Montevideo. Su infancia la pasó en París. Trabajó en teatro en Uruguay, Nueva York y Londres.

 

Su padre José Luis fue un reconocido escultor, su madre la argentina Guma M. del Campo y además nieta de Juan, un escritor de clásicos de la literautra uruguaya, como la Leyenda Patria o Tabaré. 

 

De niña, cuando tenía ocho años no paraba de recitar interminables poemas, día y noche, que retumbaban por todos los pasillos de su casa en Montevideo.Todos querían callarla; por suerte, no lo lograron.

 

Cuenta China en un reportaje: "El único que me incentivaba era mi abuelo, el poeta. Me vas a dar el gusto que no me dieron ninguno de mis hijos, vas a ser actriz, me dijo un día. Mis tíos lo retaban. No le metas esas ideas en la cabeza, le pedían escandalizados",

 

 

 

En 1971 viajó a Buenos Aires para filmar "Un guapo del 900", y con la llegada de la dictadura uruguaya, fue proscripta y se radicó en Argentina.

 

China trabajó aproximadamente en 35 películas, decenas de programas de televisión y en incontables obras de teatro. Pero su figura trasciende ampliamente la dimensión actoral.

 

Sus dos frases de cabecera, que descubren su condición de creyente, aparecen en cuanta nota se le realice: "Ama al prójimo como a ti mismo" y "Hay que echar a los mercaderes del templo". Para ella, más que palabras, son un axioma, dijo en una entrevista: "Cuántos males hubo en el mundo donde la culpa la tuvo el dinero. No se acaba la lista. Y es un enemigo difícil de vencer. Desgraciadamente es así. Yo te juro por Dios que no tengo ni la menor idea de la plata que tengo..."

 

En su agenda, figuran decenas de personalidades de todos los ámbitos, pero también están escritos nombres de personas que China conoce en la calle, como por ejemplo, en la letra S, dice lo siguiente, "Sergio, viejo solitario vereda de Santa Fe". Una vez, mientras China estaba parada en la puerta del teatro, vio a un anciano que pasaba por la calle "con tal cara de soledad" que decidió entablarle una conversación preguntándole si acaso no se conocían de algún lado. Sorprendido, él le dijo que no, que ojalá así fuera, a lo que ella contestó: "Bueno, ahora me conoce. ¿No piensa entrar a ver la obra?". Él le explicó que era jubilado y no tenía dinero para la entrada, entonces ella lo invitó.

 

El señor S se convirtió así en vecino de página de Greta Garbo, a quien China también mantuvo agendada un buen tiempo, aunque esa vez al número lo sacó de la guía durante su estadía en Estados Unidos. Sólo en una ocasión la llamó, no se animó a hablarle y cortó.

 

Infinidades de anécdotas tiene China Zorrilla, pero hay una que hace poco tiempo se publicó en redes sociales, televisión y diarios.

 

Carlos Perciavalle, su gran amigo, contó una vieja e increíble historia que demuestra la gran generosidad de su amiga. 

 

China había cobrado dinero por un juicio de un choque y luego se tomó un taxi para encontrarse con Perciavalle. Según contó él, recibió un llamado mientras esperaba a su amiga para advertirle que ella iba con mucha plata en un taxi y que había que intentar sacarle al menos la mitad del dinero, antes de que se lo preste a alguien. “Vos sabés como es China con la plata”, le habían advertido al actor. Pero fue tarde.

 

Cuando bajó del taxi le dije que necesitaba plata porque mi hermano tenía un problema impresionante. Le dije que precisaba que me preste 20 mil dólares. Pero ella me dijo que no los tenía. Yo le decía que cómo no los tenía si le acababan de dar 40 mil. Entonces abrió la cartera y me mostró que le quedaban 3 mil nada más. Yo le pregunté qué había hecho con los otros 37 y me contestó: "se los presté al taxista".

 

China contó que el hombre la había elogiado por su trabajo y que, cuando ella le había preguntado cómo andaba él, la respuesta había sido por demás negativa: tenía hipotecada la casa y se la iban a rematar porque no tenía los 37 mil dólares. Perciavalle relató lo que siguió: "Ella abrió la cartera y le dio los 37 mil dólares. Le dijo: usted me los devuelve cuando pueda, no se preocupe".

 

La anécdota terminó de la mejor manera, ocho años después. Según contó Perciavalle un día estaban jugando a la canasta en la casa de su amiga China y sonó el timbre. “Estábamos jugando a la mañana y viene la mucama uruguaya y le dice que la buscaban". China fue y cuando volvió la veo contando 35, 36, 37… Y dijo: "Miren, ¿se acuerdan aquel taxista que yo le presté 37 mil dólares? Me los vino a devolver. Me dijo que no vino antes porque había tardado todos estos años en juntarlos"

 

 

China está a punto de cumplir 92 años, ya retirada desde hace un tiempo en Uruguay, su país natal.

 

Según ella misma dice, ha sido muy enamoradiza, y que todos en Montevideo saben por qué no se casó. Fue porque murió la persona que ella más quiso en la vida, "el hombre más lindo del mundo", según sus palabras.

 

Admiradora de Chaplin, dice China que lo que mejor hace es ser actriz cómica, su recordado papel en la película "Esperando la Carroza" es una muestra de ello.

 

 

China Zorrilla, actriz versátil, maravillosa y mejor ser humano. Su máximo placer lo encuentra en el relato de anécdotas y fábulas, suyas o ajenas, como lo hizo desde chica, como le enseñó su abuelo; para seguir hilvanando fantasías, ya que se autodefine como una contadora de historias.

 

 

______________________________________________________________________________________________

 

Fuente: http://historico.elpais.com.uy/

            www.gruposancorseguros.com

 

 

 

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.