Revista Digital DeMujeres.com.ar

Sábado | 19 de Octubre de 2019

Astrología

Razón de ser

Lic. Jimena Romero Zaliz - 13-02-2014

 

En la cima de la montaña tenemos la posibilidad de ver todo el camino que recorrimos, los obstáculos que sorteamos, los atajos que elegimos y el esfuerzo que nos costó. Cada paso del camino fue necesario y nos enseñó un poco más acerca de nosotras mismas.

 

Todo tiene su razón de ser y creemos encontrar el sentido al llegar a la cumbre, a la meta, al cumplir con lo que nos propusimos al iniciar nuestro recorrido. No hay un solo camino, no hay una sola forma de ver la totalidad. Son necesarias las 12 diferencias.

 

Acuario nos propone hacer un salto al vacío y confiar en la red invisible que nos sostiene.

 

¿De qué elemento es el signo de Acuario? Muchos responderán ¡Agua! Pues no, es un signo de aire, muy rápido y mental.

 

Los símbolos que representan a este signo quizás nos expliquen el porqué de esta confusión

 

 

 

 

Lo que solemos confundir con las olas del mar, en realidad representan las ondas eléctricas, aquellas que permiten la transmisión de la energía.

 

El regente de acuario es Urano, uno de los dioses primigenios, considerado dios del cielo y la electricidad. En la mitología griega era personificado como hijo y esposo de Gea, la Madre Tierra.

 

Urano acudía cada noche a cubrir la tierra y unirse a Gea. De esta unión nacieron los titanes y las titánides, modelos de belleza y deidades de animales y vegetales, océanos, bosques, mares, lagos y ríos. Pero sus hijos menores resultaron ser monstruos: los Cíclopes, gigantes de un solo ojo, y los Hecatónquiros, gigantes de cien brazos y cincuenta cabezas. Urano se avergonzó de ellos y decidió encerrarlos en el Tártaro, el mundo de las profundidades y la oscuridad. 

 

Gea urdió un plan para vengar el ultraje: talló una hoz de pedernal y pidió ayuda a sus hijos los Titanes de los cuales sólo Crono (Saturno), el menor de ellos, estuvo dispuesto a cumplir con su obligación, emboscó a su padre cuando yacía con su madre, y lo castró con la hoz, arrojando los genitales tras él. Al salpicar la sangre, Gea la recogió, y de ella surgieron los Gigantes, las Erinias, las Melias. Los genitales de Urano produjeron una espuma de la que nació Afrodita (Venus).

 

Tras esta victoria Crono subió al trono y reinó en el Universo. Gea y Urano, poseedores del conocimiento del porvenir, vaticinaron que uno de sus hijos le arrebataría el poder, como él había hecho con su padre, por lo que Crono devoró a sus cinco primeros hijos a medida que fueron naciendo. Cuando Rea  quedó encinta por sexta vez, desesperada al ver cómo Crono se tragaba a sus hijos, se escondió en la isla de Creta, donde dio a luz a Zeus. Engañó a Crono, dándole a comer una piedra envuelta en pañales. Zeus creció en secreto, y al ser mayor, con la ayuda de Gea, le dio a Crono una pócima que le hizo vomitar a sus hermanos. Con su ayuda y con la de los Cíclopes, que había liberado del Tártaro, logró vencer a Crono y a los Titanes. Crono fue encadenado en el Tártaro y Zeus ocupó el Olimpo.

 

Acuario es energía de intuición, de anticipación, de futuro; es energía de insight como cuando decimos “me cayó la ficha”. Necesita la máxima diferenciación, independencia y libertad; si algo se cierra la energía acuariana huye.

 

El otro símbolo que se utiliza para representar acuario es el Aguador.

 

 

 

 

 

No es el agua lo que representa a esta energía sino la distribución continua, el fluir de la entrega y la red que interconecta a cada uno de los aguadores. La paradoja de este signo es que acumula energía distribuyendo.

 

Acuario representa en el cuerpo al sistema circulatorio cuya principal función es el transporte del oxígeno -que a su vez procede del aire- a todo el cuerpo. 

 

Dando vueltas por allí podemos encontrarnos con 3 tipos de acuarianos: los adaptados, los rebeldes y lo visionarios

 

Un acuariano puede estar adaptado cuando se transforma en alguien dispuesto, veloz, al servicio de algo más grande que él, trabajando en equipo en varios grupos diferentes. Pero puede adaptarse inversamente cuando se vuelve rígido y miedoso convirtiéndose en un burócrata.

 

Un acuariano también puede volverse un rebelde sin causa, individualista y marginal, atrapado en su sombra leonina y buscando llamar a atención sólo por el hecho de diferenciarse de los demás.

 

Un acuariano es capaz de tener una visión de futuro, anticiparse a lo que vendrá y crear una idea tan original que probablemente no pueda verla plasmada en su propio tiempo.

 

Un acuariano siempre se aburre con facilidad y ama participar de una creatividad conjunta y sin dueño.

 

Aquí nos encontramos en el borde del abismo, solos, con nuestro atadito de ropa. Si nos animamos a dar el siguiente paso, descubriremos que no somos los únicos que bajamos por la montaña, cada uno con su cántaro, dispuestos a intercambiar el constante fluir de la vida.

 

 

 

Lic.Jimena Romero Zaliz

 

El Pozo de Agua

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.