Salud Emocional

Burnout, el síndrome del quemado

dmujeres - Revista digital - 18-03-2014

 

 

El Burnout es una patología severa que está relacionada con el ámbito laboral y el estilo de vida que se lleva. Es un trastorno emocional provocado por el trabajo, y puede traerle a la persona que lo padece graves consecuencias físicas y psicológicas cuando el fenómeno se somatiza.

 

Aparece como una respuesta al estrés laboral prolongado, puntualmente cuando las demandas laborales exceden la capacidad de respuesta de una persona. Quienes lo padecen se sienten agotados, cansados, desgastados emocionalmente y de allí la expresión de estar quemado.

 

 

El síndrome tiene tres características:

 

- El agotamiento emocional y físico: se caracteriza por una ausencia o falta de energía, entusiasmo y un sentimiento de escasez de recursos. A estos sentimientos pueden sumarse los de frustración y tensión en los trabajadores que se dan cuenta que ya no tienen condiciones de gastar más energía.

 

- La despersonalización o deshumanización: se caracteriza por tratar a los clientes, compañeros y la organización como objetos. La persona asume conductas deshumanizadas, automáticas, estereotipadas y disociadas, alejándose del  otro como en un intento por terminar con el agotamiento. Prevalece el cinismo o la disimulación afectiva, la crítica exacerbada de todo su ambiente y de todos los demás.

 

- La disminución de la realización personal: en el trabajo que se caracteriza como una tendencia del trabajador a autoevaluarse de forma negativa. Las personas se sienten infelices consigo mismas, insatisfechas con su desarrollo profesional, experimentan una declinación en el sentimiento de competencia y de éxito en su trabajo y en su capacidad de interactuar con las personas.

 

 

Los primeros signos de que un paciente tiene burnout son: cuando presenta episodios frecuentes de cansancio emocional intenso en relación con su trabajo. Puede haber ocasiones en que alguien tenga síntomas de despersonalización: sentir que no se es dueño de su cuerpo y de su mente, sentirse en blanco, no poder recordar lo que se estaba haciendo, para dónde se estaba yendo, junto a una desorientación con angustia. También se manifiestan síntomas típicos como la queja sobre el trabajo, manifestaciones de frustración, angustia desbordante, ansiedad, sensación de derrota y desgaste emocional.

 

 

¿Cómo son los síntomas?

 

Tienen palpitaciones, taquicardia, pinchazos en el pecho, aumento de la tensión arterial, dolores musculares, contracturas, dolores de cabeza, dificultades digestivas, inapetencia o malos hábitos alimentarios, disminución del deseo sexual, dificultades en el sueño, comportamientos negativos, tensión permanente, comportamiento de riesgo, conducta violenta y distanciamiento emocional. También pueden tener cambios emocionales: actitud cínica, impaciencia, aburrimiento, irritabilidad, dificultad de concentración, depresión, baja motivación, comunicación deficiente, hostilidad.

 

Tras un diagnóstico de burnout , lo más habitual es que el paciente reciba licencia laboral hasta su recuperación, luego habrá que evaluar caso por caso la conveniencia o no de retornar a su lugar de trabajo. No es lo mismo un médico que trabaja exclusivamente haciendo guardias que un empleado judicial que atiende al público en una mesa de entradas y podría ser reubicado en una oficina. En ocasiones es muy difícil tener continuidad en el mismo tipo de trabajo ya que esa persona ha sido vulnerada, y esto nos habla de los factores personales que influyen en el desarrollo del cuadro.

 

Existen profesiones más expuestas y propensas a padecer este síndrome, son aquellas que implican una interacción social constante y que requieren una actitud de cuidado hacia el prójimo. Son las relacionadas con el mundo sanitario, de la educación o la administración pública porque están en contacto con personas con problemas y suelen ser ellos los que deben solucionar esos problemas.  Aquellas que conllevan un acercamiento con riesgos inminentes, o peligro de muerte: enfermeros, médicos, anestesiólogos, maestros, administrativos de servicios, responsables de atención al cliente y pilotos.

 

 

El burnout es un momento de colapso, sobre todo emocional, pero también físico. Tiene una duración determinada en el tiempo, que dependerá de los recursos internos y externos con los que el sujeto cuente.

 

 

______________________________________________________________________________________________

 

Fuente: contenidos.universia.es/especiales../burn-out/index.htm

              

               www.lanacion.com.ar/1500335-burnout-el-sindrome-del-quemado

 

 

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.