Revista Digital DeMujeres.com.ar

Viernes | 20 de Octubre de 2017

Historias de mujer

Coco Chanel

dmujeres - Revista digital - 01-04-2014

 

Coco Chanel, la audaz diseñadora que le demostró al mundo que las mujeres eran alguien; no sólo estaban para lucir lo que los hombres y los grandes modistos diseñaban, sino también ellas eran capaces de crear. 

 

Con sus colecciones, Coco cambió radicalmente la apariencia de la mujer y sentó las bases de la moda moderna, al tiempo que cambiaba la mentalidad de las mujeres: al defender los trajes de chaqueta y sus masculinos y funcionales pantalones y el jersey de punto, defendió también una manera de vestir más cómoda y, en definitiva, una concepción de la mujer más libre.

 

 Coco Chanel

 

 

 

Coco Chanel nació en la pobreza el 19 de agosto de 1883, en una Casa de Caridad en Francia. Su acta de nacimiento revelaba que era hija ilegítima de la pareja que formaban Albert Chanel y Jeanne Devolle. Una monja le puso el nombre Gabrielle.

 

Fue la segunda hija de cinco hermanos. Su madre sentía pasión por su padre, un vendedor ambulante, mujeriego e irresponsable. Cuando Gabrielle tenía 12 años, muere repentinamente su madre. Y su padre internó a Gabrielle y a sus hermanas en el orfanato. Sus hermanos, corrieron peor suerte al ser entregados a una cruel familia campesina. Albert Chanel nunca más volvió a ver a sus hijos.

 

- Durante mi infancia solo ansié ser amada. Todos los días pensaba en cómo quitarme la vida, aunque, en el fondo, ya estaba muerta. Sólo el orgullo me salvó - dijo.

 

En el orfanato, Gabrielle aprendió a coser, a bordar a mano y a planchar impecablemente. A los 18 años la trasladaron a un internado religioso donde estuvo hasta los 21 años de edad. En esa época comenzó a trabajar como costurera y aprendió a hacer sombreros.

 

Según algunas versiones, abandonó el convento en el que vivía mucho antes de esa edad, porque quería convertirse en cantante de cabaret.  Aunque no cantaba bien y su repertorio se limitaba a dos canciones, consiguió un contrato para cantar. Tuvo gran aceptación interpretando ¿Quién ha visto a Coco en el Trocadero?

 

De allí surgió su sobrenombre Coco, que adoptó para siempre, porque le agradaba como quedaba con su apellido Chanel.

 

Fue el playboy Etienne Balsan, un joven adinerado, quien despertó sus primeras ilusiones románticas. Y fue de su mano, de quien aprendió a moverse en sociedad, pronto arribó a París donde dejó de lado sus actuaciones para abrir su primera tienda en 1913, una sombrerería que no tardó en tener gran éxito; tanto, que muy pronto la diseñadora inauguró su primer taller de costura, desde el que empezó, paso a paso, la revolución definitiva del guardarropa femenino.

 

Mientras vivía en un castillo con Etienne, Coco diseñó y encargó un pantalón al sastre del pueblo. Ella no temía ser original e innovadora. Los vestidos y los recargados sombreros de la Belle Époque no iban con su estilo. Coco llevaba faldas largas rectas con blusones hasta la cadera y se cubría la cabeza con un simple sombrero de ala ancha.

 

Y es que Coco odiaba los corsés y las estrecheces, tan en boga en su época, así que se inventó un estilo que fue la primera en adoptar: la mujer del siglo XX, trabajadora, independiente y emancipada, necesitaba ropas cómodas y sobrias para ir al trabajo, un vestuario que le hiciera sentirse elegante sin dejar de ser ella misma.

 

Su vida estuvo llena de vicisitudes, amantes y desencuentros. Un capítulo aparte, merecen sus historias de amor, muchas de ellas con hombres casados. La asediaban desde príncipes, duques, hasta tuvo una historia de amor con el gran músico ruso Igor Stravinski.

 

Incluso fue la musa inspiradora de pintores como Picasso y Dalí. Precisamente cuentan que entre ella y Dalí existió un romance. El único cuadro de un pintor que Coco poseyó en su vida fue de Dalí. El lienzo mostraba unas espigas de trigo sobre fondo negro. Las espigas son el fetiche de la alta costura y por eso ella lo colgó en su Maison de la Rue Cambon.

 

Pero, uno de los escándalos más sonados de su vida fue su romance con un oficial nazi, hecho que la llevó al exilio en Suiza durante la II Guerra Mundial. París, sin embargo, le perdonó su error y a su regreso, en 1954, Coco no tuvo problemas para reinaugurar su actividad con enorme éxito. Por aquel entonces la francesa presentó al mundo una de sus colecciones más esperadas, en la que lanzó su famoso traje de chaqueta Chanel. Pocos años después, cualquier mujer de relevancia social tenía uno de esos diseños.

 

La gran Mademoiselle murió el 1º de enero de 1971, cuando se encontraba embarcada en la preparación de su nueva colección. El mundo perdió a una de las grandes, pero su estilo y enseñanzas forman parte de la moda universal.

 

 

 

 

 

 

La leyenda Chanel

 

El color negro, los trajes de chaqueta, las camisas blancas de líneas rectas, el pelo corto, los jersey masculinos adaptados a la mujer, la ropa sport... Todo ello fue saliendo de su cabeza, y la sociedad del período de entreguerras lo entendió e imitó. La leyenda Chanel había comenzado.

 

Seguramente, a Coco Chanel nunca se la recordará por tener poca confianza en sí misma. “Un vestido tan sencillo se convertirá en una especie de uniforme para todas las mujeres con buen gusto” anunciaba en 1926 la creadora de moda a las lectoras del magazine de Vogue. Chanel no se refería a otra cosa que al little black dress, un vestido que, en sus infinitas variaciones, todavía hoy sigue presente.

 

Ajustado y todo negro, con esta pieza Chanel rompió todos los tabúes sociales que en aquella época recomendaban discreción, además de considerar al negro como el color del servicio. Incluso Vogue confió en el diseño, declarando: “El vestido que llevará todo el mundo”.

 

Coco decía: “Un vestido bien diseñado le queda bien a cualquier mujer. Punto”

 

Pronto, muchas mujeres de todo el mundo se decidieron por lucir ese modelo. Y no sólo el vestido, sino también los disfraces, bolso y bijoux. Y, por si no fuera suficiente, también se podía complementar con un sencillo frasco de perfume dentro el famoso N°5 de Chanel. Desde entonces hasta nuestros días, Coco y sus creaciones consiguieron tanta fama y reconocimiento como ningún otro diseñador.


 


 

El lanzamiento  del perfume Chanel  Nº 5  fue en el año 1921 y fue uno de los eventos más importantes de su vida.


Con la ayuda del químico perfumista Ernest Beaux, Coco escogió una fragancia en la que entraban 80 ingredientes, produciendo un perfume que se distinguía de los de entonces. La aceptación fue apoteótica y el perfume se convirtió en un clásico.

 

Todo lo que Coco creaba o imponía era moda. En una ocasión el Duque Dimitri, le obsequió una valiosa joya familiar: las perlas de los Romanov. Coco hizo copiar la joya y lanzó la moda de los collares largos de varias vueltas. Así, Coco apareció en la revista Harper's Bazaar. Ella fue la única capaz de mezclar las joyas falsas con las auténticas.

 

- Lo que importa no es el quilate, sino la ilusión - dijo convencida de lo que hacía.

 

Coco decía “He devuelto la libertad al cuerpo a las mujeres”, Chanel contribuyó durante los años 20 a la creación de la “nueva mujer”, una figura completamente ajena a las rígidas y estrictas reglas de la sociedad de antes de la guerra.

   

Pero, lo que no había en sus colecciones, eran vestidos de novia. Cuando su hermana Antoinette se iba a casar, Coco diseñó el vestido más maravilloso que una novia pudiera soñar, pero su hermana fue desgraciada en su matrimonio y se quitó la vida. Su suicidio obsesionó a Coco, quien desterró para siempre de sus colecciones los vestidos de novia.

 

 

La Chaqueta Chanel

 

La chaqueta Chanel ha sido la prenda más icónica y característica de la casa Chanel por más de 100 años. Esta chaqueta ocupa una posición especial como una prenda símbolo de lujo (bella tanto en su interior como en su exterior).

 

La primera chaqueta fue confeccionada en 1916 cuando la diseñadora empleó por primera vez el tejido jersey (era comúnmente utilizado para prendas masculinas), la elección de este material se vio influenciada por la limitación de materiales posterior a la guerra. Esta prenda reflejaba la necesidad de una sociedad en la cual la mujer jugaría un rol más activo y significativo.

 

En 1954, Chanel regresó a su inusual política de moda y renovó la chaqueta en su tejido favorito el tweet y se aseguró que cada detalle en la chaqueta de Chanel fuera pensando en las demandas de la mujer moderna.

 

 

     

 

 

 

____________________________________________________________________________________

 

Fuente:  www.vanidades.com

                www.hola.com

                www.dw.de

 

 

 

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.

Lo + leido