Cronopias

Usted preguntará por qué leemos?

Mariana Taberniso - 22-06-2014

“Usted, preguntará por qué cantamos?”

Usted preguntará por qué leemos?

Leemos porque el río está sonando, y cuando suena el río, suena el río…

 

 

Por qué leemos? Leemos por recomendación, leemos porque han ganado premios los autores, leemos porque está en nuestra biblioteca heredado o prestado u olvidado?

 

Leemos por curiosidad, leemos porque el diseño de tapa y el título habla de nosotrXs?

 

Para qué leemos y qué nos gusta leer?

 

El cuestionamiento me apareció frente a la propuesta de una amiga, respecto de darme a leer dos traducciones de dos libros de una misma Autora. Los textos son de una escritora Nobel, Alice Munro. Parecería que en una de las dos traducciones, ese otro autor/a que es el traductor/a no le fue fiel, o al menos no le encontró la voz. La pequeña voz del mundo, la voz que el poeta cree su voz y es la voz del “vulgo”, escribe Diana Bellessi buceando la poesía.  

 

Quería mi opinión y entonces me zambullí en el primero. Fue notorio para mí, encontrarme leyendo algo que no me interesaba desde la prosa, ni desde las imágenes pero que de golpe, como un golpe, desgarrándome, la historia me hablaba con la convicción que no la podría abandonar.

 

Qué elijo para leer, y quién escribe, porque si la voz no es la del autor, si se funde en la voz del pueblo, de los seres, de las historias comunes, de los hechos políticos, sociales, económicos, antropológicos de quien escribe, qué leo? Leo la voz de todXs.

 

A eso me refiero, que no sabemos por qué, ni cómo llegamos a una historia y llegamos a lo que nos gusta leer. Hay quien sabe que los policiales son lo suyo, esxs lectorxs han ganado para mí un enorme respeto.

 

Yo no sé qué es para mí, no sé qué me gusta y que no, siento curiosidad y avanzo, y si el lenguaje se asemeja a mis formas, de escribir, de ver el mundo, si parece que en las letras estoy , como cualquier mortal, es probable que me quede hasta el final.

 

Puede pasarnos con la poesía, encontrarnos en un verso, sólo en uno. Neruda, Hernández, Quevedo, Lorca, Pizarnik, Urondo, Belli, Paz…

 

Qué es la ficción, se pregunta Clarice Lispector, supongo que la creación de seres y acontecimientos que no existieron realmente pero a tal grado de existir que se vuelven vivos. Convertir en atractivo un libro es un truco perfectamente legítimo, ese atractivo para nosotrxs lectorxs requiere menos trabajo, pide poco de nosotrXs. A veces estamos cómodos en ése tipo de lecturas donde hay detalles que encarnan una vida, un romance, un personaje. Eso me sucedió con “Demasiada felicidad” de Alice Munro, no me pasa nunca con Clarice Lispector, y sin embargo en “Memorias de Adriano” de Margarite Yourcenar no me ha molestado, porque la historia amerita que me detalle, relate, enmarque de manera exuberante. Porque entender un tiempo lejano al de nuestra cotidianeidad en la Literatura requiere de encuadres, sino estamos perdidas. Aún perdidas, podemos ir sabiendo qué nos gusta leer y que nos gusta menos. 

 

Porque al menos a mí, leer, me gusta siempre… me hace bien, me relaja, me inunda, me conmueve, me reta, pero sólo para saber qué me gusta leer y qué me gusta menos, la única opción posible es SEGUIR LEYENDO!!!!

 

 

Prueben hacerse esta pregunta, si Usted fuera Usted, Qué leería?

 

 

El placer siempre es mío.

 

 

 

Mariana

 

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.