Revista Digital DeMujeres.com.ar

Martes | 17 de Septiembre de 2019

Cronopias

La espera del silencio

Mariana Taberniso - 25-09-2014

 

“La espera del silencio, y no el silencio, es lo que aturde”

 

 

Una puede homenajear a quien apenas conoce… porque las mujeres vamos y estamos en todas las mujeres, porque en cada mujer que “saliópafuera” en vez de “andápadentrovo” estamos todas las que creemos fielmente en nuestras potencias inacabables. En cada rol que ejercemos sabemos que nuestras fuerzas pueden triplicarse y más también si es necesario, si lo creemos necesario. Porque nos proponemos ir tras un sueño y no conozco mujer que, con Conciencia, haya declinado. Sí, conozco muchas y me conozco abandonando, por falta de ése saber de sí misma que se logra a fuerza de trabajo personal intenso y profundo. Una vez que te-VES, ya no hay retorno de lo reprimido que se quede sin por-venir.

 

Cuando me topé con la poesía de Macky Corvalán, ella, acababa de morir, algo me llamó a leerla, tal vez haya sido su muerte, que también es la mía y la de todxs, porque todos nacemos, todos moriremos. Entonces me encontré sorprendida, porque además de un decir poético interpelador, intenso y suave, había una letra que contaba historias. De  ésas que mejor esconder bajo la alfombra, palpaba la vida misma mientras deslizaba palabras. 

 

Y hubo algo que me pareció muy noble y fue que sus tres publicaciones hechas libros, están en internet digitalizadas con el fin de que todxs podamos acceder a ellos. Eso me conmovió más aún, no porque se trate de un hecho extraordinario. Hay poesía digitalizada para tirar para arriba, también para tirar, hay poesía. No es el caso de Macky.   

 

 

http://pasajeradearena.blogspot.com.ar/

 

 

Entendí que tenía que ofrecérselas a Ustedes, Cronopias, porque así como yo me encontré con ella y me gustó que me sucediera, entiendo que, nuestro encuentro en este espacio, tiene que ver con eso, más que con la Literatura, con aquello que la Literatura hace con nosotrXs.

 

 

 

El vecindario vocinglero ha ido declinando 

con el color del día, las hojas secas,

en desordenada carrera,

 se han aquietado al margen de las calles despobladas; 

aquí, algo le sugiere al alma que no debiera ser la desolación el lenguaje universal,

 ni el tiempo un escondite del que nadie ha venido a librarnos.

 

 

 

Macky Corbalán nació en Cutral Có, Neuquén en 1963, ES una de las poetas argentinas más destacadas de su generación. Autora de una obra rigurosa, de intensa experiencia con el lenguaje, se destaca por su impecable escritura, delicada y feroz, pero también por su compromiso político y ético. Publicó tres libros: La pasajera de arena (Libros de Tierra Firme, 1992), Inferno (Libros de Tierra Firme, 1997) y Como mil flores (Hipólita Ediciones). 

 

Sus poemas fueron incluidos en numerosas antologías: Poesía en la Fisura, por Daniel Freidemberg (Ediciones del Dock, 1995), Antología de Poetas de la Patagonia (Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga, 2006), Poetas Argentinas (1961-1980) (Ediciones del Dock, 2008). Antología Poesía del siglo XX en Argentina (Visor, 2010).

 

 

Dijo en un reportaje: - Creo –con una heterodoxa fe personal, que no busca evangelizar– en una poesía del momento, conjugada en un continuo presente. No tengo aspiraciones, no tengo objetivos ni finalidad con la poesía. Poesía es sinónimo de vida, de vida en el lenguaje; marca de intensidad suprema en el lenguaje, alejándolo de su ser primero: lenguaje del poder. Durante mucho tiempo pensé que era un arte separado de mí, y un arte en que privilegiaba la mirada. Concebía el poema como una manera de mirar el mundo y de situarse en él; aprendía de esa mirada. Después, a medida que fui creciendo en lucidez, me di cuenta de que no había diferencia entre respirar, comer, nutrirme, dormir y la poesía. Es entonces un arte orgánico, parte de mi organismo como entidad global y de todos sus aparatos.

 

 

 

 

La teletransportación podría llevarnos donde queramos.

Pero, no hay lugar donde ir.

 Paradojas de una ciencia impura.

 Aparecemos 

y nos  desvanecemos 

de un  cuarto al otro 

de la nave…

 

 

 

Con respecto a las fronteras, no creo en ellas. No creo en los límites geográficos, no creo en ningún tipo de límites. Creo que hay límites que se respetan por una cuestión de supervivencia y sobre todo de costumbre pero no creo en las entelequias del poder. La poesía va a usar todos los disfraces que necesite para seguir operando desde lo subterráneo para socavar el poder. Nelly Richard, teórica chilena, en un encuentro de feministas habla de “un conjunto de intensidades”, me gusta esa expresión para la poesía, poesía como un conjunto de intensidades, de prácticas, pero una intensidad no para seguir con un estado de cosas sino para implosionarlo, para hacerlo estallar. Veintiún siglos y seguimos sin tener en claro que es poesía, no se la puede agarrar, es imposible atraparla, circunscribirla, cada cual tiene su opinión, su práctica, la vive o no. Lo único que sé es que a diario me despierto dichosa porque me siento bendecida de que la poesía esté en mi vida.

 

 

 

Expulso al mundo por mi boca,

 y como quiero

me encamino -custodiada- a la salida.

 

 

 

Creo que Macky podría, como tantas otras, formar parte de este maravilloso programa sobre Mujeres de Eduardo Galeano. 

 

Hay que compartir estas lecturas que nos despabilan y desnudan el alma, hay que poblar de poesía el Universo, sino lo hacemos, nos convertimos en una voz predicando en el desierto.

 

El placer siempre es mío.

 

 

Mariana

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.