Violencia contra las mujeres

Acabemos con la violencia contra las mujeres

dmujeres - Revista digital - 21-11-2014

 

 

Se entiende por violencia contra las mujeres toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal. Quedan comprendidas las perpetradas desde el Estado o por sus agentes. (LEY 26.485)


 

Tipos de Violencia:

 

 

1.- Física: La que se emplea contra el cuerpo de la mujer produciendo dolor, daño o riesgo de producirlo y cualquier otra forma de maltrato agresión que afecte su integridad física.

 

 

2.- Psicológica: La que causa daño emocional y disminución de la autoestima o perjudica y perturba el pleno desarrollo personal o que busca degradar o controlar sus acciones, comportamientos, creencias y decisiones, mediante amenaza, acoso, hostigamiento, restricción, humillación, deshonra, descrédito, manipulación aislamiento. Incluye también la culpabilización, vigilancia constante, exigencia de obediencia sumisión, coerción verbal, persecución, insulto, indiferencia, abandono, celos excesivos, chantaje, ridiculización, explotación y limitación del derecho de circulación o cualquier otro medio que cause perjuicio a su salud psicológica y a la autodeterminación.

 

 

3.- Sexual: Cualquier acción que implique la vulneración en todas sus formas, con o sin acceso genital, del derecho de la mujer de decidir voluntariamente acerca de su vida sexual o reproductiva a través de amenazas, coerción, uso de la fuerza o intimidación, incluyendo la violación dentro del matrimonio o de otras relaciones vinculares o de parentesco, exista o no convivencia, así como la prostitución forzada, explotación, esclavitud, acoso, abuso sexual y trata de mujeres.

 

 

4.- Económica y patrimonial: La que se dirige a ocasionar un menoscabo en los recursos económicos o patrimoniales de la mujer, a través de:

 

a) La perturbación de la posesión, tenencia o propiedad de sus bienes;

b) La pérdida, sustracción, destrucción, retención o distracción indebida de objetos, instrumentos de trabajo, documentos personales, bienes, valores y derechos patrimoniales;

c) La limitación de los recursos económicos destinados a satisfacer sus necesidades o privación de los medios indispensables para vivir una vida digna;

d) La limitación o control de sus ingresos, así como la percepción de un salario menor por igual tarea, dentro de un mismo lugar de trabajo.

 

 

5.- Simbólica: La que a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos transmita y reproduzca dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad.

 

En el 75% de las situaciones de violencia doméstica la víctima es la mujer, y quien ejerce maltrato es su pareja. En el 25% de los casos se registran casos de violencia cruzada (ambos maltratan). Sólo en el 5% de los casos corresponde a casos de hombres víctimas de violencia por parte de sus parejas.


 

¿Cómo saber si estamos siendo víctimas de Violencia?

 

-  Si te desvalorizan y desvalorizan lo que hacés

 

-  Si se burlan de vos y te ridiculizan

 

-  Si te insultan o te gritan

 

-  Si te amenazan con maltratar a tus hij@s o sacártelos

 

-  Si no te dejan salir, y te aíslan

 

-  Si te amenazan con matarse o suicidarse

 

-  Si te empujan, te pegan, te hieren o intentan hacerlo

 

-  Si te obligan a mantener relaciones sexuales

 

-  Si no te dejan disponer del dinero de la pareja

 


 

En general las relaciones violentas atraviesan por un ciclo de tres fases:

 

“Acumulación de Tensión”, en la que se registran hechos aislados de violencia, reproches, insultos, control, manipulación, etc., la víctima tratará de justificar al agresor, culpando cosas externas.

 

“Episodio agudo de Golpes”: la tensión acumulada llega al estallido que puede variar en intensidad. Esta fase no es controlable, haga lo que haga la víctima, será golpeada. La víctima suele quedar paralizada por miedo.

 

“Luna de Miel”. El agresor advierte la magnitud de lo que ha hecho, comienza a temer consecuencias y se muestra arrepentido, pide perdón y jura no volver a hacerlo. En esta etapa ambos creen que todo vuelve a ser como antes, sin embargo, pese al arrepentimiento, nada garantiza que vayan a producirse cambios, a excepción q se inicie un tratamiento con especialistas.

 

Este ciclo vuelve a repetirse y cada vez la violencia es más intensa sino logra cortarse a tiempo. Si en una pareja hay violencia y los niños/as son testigos de lo que ocurre, son también víctimas de ello.


 

 

  

 

 


VIDEO RECOMENDADO: TIPOS DE VIOLENCIA

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.