Revista Digital DeMujeres.com.ar

Martes | 17 de Septiembre de 2019

Cronopias

Sarah Kane

Mariana Taberniso - 26-03-2015

 

“Así soy. Existo en columpio. Nunca quieta, nunca una cosa o la otra, siempre moviéndome de un extremo al confín más remoto del otro.” 

Sarah Kane

 

 

La escritura de Sarah Kane es plúmbea, sin que por ello elijas abandonarla, tal vez eso te suceda más con Clarice Lispector, aún entre pajaritos y ruiseñores escribir sin comas, ni puntos, te inunda en un mundo que no se detiene. Su escritura es compacta como ella y como su máxima decisión esa que deja perplejo al mundo.

 

 

Siempre que alguien se suicida el mundo enmudece por un instante...no hay palabras... y luego poco a poco se puede poder empezar a decir.

A decir:  nosotros, nos quedamos.

 

 

Sarah Kane por María Sajoux

 

Asociaciones libres... Digo Sarah y alguien piensa en su madre. Digo Sarah y quizá a otrx sólo le resuene el vacío. Esta vez, nombro a Sarah para traer hasta acá a una dramaturga que escribió con una impronta densa, en cuyo mundo interior primó la pluralidad de voces. Sus hablantes se entredicen, se pisan, se acoplan, se responden, se acompañan, se reprochan, se contestan, se enriquecen, e incansablemente se reafirman auténticos. Sarah Kane dice:

 

“Odio estas palabras que me mantienen viva.

Odio estas palabras que no me dejan morir,”

 

Un año después de escribir estas líneas en su obra “Ansia” y dos semanas después de cumplir 28 años, se mata, dejando textos que la perpetúan cada vez que alguien la aclama, afirmando su inmortalidad.

 

Sus obras reflejan el intenso mundo que la habitaba, en el que brega por su identidad, conflictuada por caracterizarse en ciertos aspectos pero también por hallarse en la antítesis de ellos.

 

Me gusta pensar que sus obras fueron su refugio y al mismo tiempo un enorme grito de ayuda, editado y traducido más allá de la lengua madre. Grito que hace eco y es reimpreso incluso después de su muerte.

 

En este espacio hermoso al que soy invitada a escribir pensaba hablar de Ella y de su obra “Crave” (en castellano conocida como “Ansia”). Pero al releerla decido dejar que sus palabras lxs incite a querer saber más de ella si no la conocen, o que los impulse a revisar el estante de los libros hasta volver a encontrarla si ya se cruzaron con Sarah con anterioridad.

 

“Mucho antes de tener la oportunidad de adorarte toda entera, adoré los pedacitos de vos que podría ver.” dice A.

 

 

Para adorarla! Aquí comparto un pedacito de Sarah que ama, volcado en el personaje A de su obra ya nombrada.

 

 

A. Quiero dormir a tu lado y hacerte las compras y llevarte las bolsas y decirte cuánto adoro estar con vos pero siempre me hacen hacer cosas estúpidas.(...) Y quiero jugar a las escondidas y darte mi ropa y decirte que me gustan tus zapatos y sentarme en el borde de la bañera mientras te das un baño y hacerte masajes en el cuello y besarte los pies y llevarte de la mano y salir a comer con vos y que no me importe que comas de mi plato y encontrarme con vos en el Rudy’s y hablar del día y tipear tus cartas y llevarte las cajas y reírme de tus paranoias y regalarte discos que nunca escucharás y ver películas buenísimas y ver películas pésimas y quejarme de la radio y sacarte fotos mientras dormís y levantarme para prepararte café con medialunas y pancitos y salir con vos a tomar café al Florent en medio de la noche y dejar que me robes cigarrillos y no poder encontrar nunca un fósforo y contarte lo que vi en la tele la otra noche y acompañarte al oculista y no reírme de tus chistes y desearte por la mañana pero dejarte dormir un poco más y mientras darte besos en la espalda y acariciarte la piel y decirte cuanto me gusta tu pelo tus ojos tus labios tu cuello tu pecho tu culo tu y sentarme a fumar en la escalera hasta que tu vecino llegue a casa y sentarme a fumar en la escalera hasta que vos llegás a casa y preocuparme cuando te atrasas y sorprenderme cuando llegas temprano y regalarte girasoles e ir a tu fiesta y bailar hasta estar negro y sentirme culpable cuando no tengo razón y feliz cuando me perdones y mirar tus fotos y desear haberte conocido desde siempre y escuchar tu voz al oído y sentir tu piel en mi piel y asustarme cuando te enojas y se te pone un ojo colorado y el otro azul y el pelo hacia la izquierda y tu cara de oriental y decirte que sos maravillosa y abrazarte cuando estés angustiada y ser tu sostén cuando te duele y desearte sólo de olerte y abusarme al tocarte y gemir cuando esté a tu lado y gemir cuando no esté a tu lado y babear sobre tu pecho y envolverte de noche y sentir frío cuando te llevas la frazada y sentir calor cuando no lo hagas y derretirme cuando sonreís y disolverme cuando te reis y no entender por qué creés que te estoy rechazando cuando no te estoy rechazando y preguntarme cómo podés pensar que yo alguna vez sería capaz de rechazarte y preguntarme quién serás pero aceptarte de todos modos y contarte del niño del bosque encantado del ángel de los árbole que cruzó el océano porque te amaba y escribirte poemas y preguntarme porque no me creés y tener un sentimiento tan profundo que no encuentra palabras y querer comprarte un gatito y sentir celos de él cuando reciba más atención que yo y retenerte en la cama cuando te tengas que ir y llorar como un chico cuando finalmente te vayas y vaciar los ceniceros y comprarte regalos que no quieras y llevármelos otra vez y pedirte que te cases conmigo y que me digas que no otra vez pero seguir pidiéndotelo porque aunque creas que no lo digo en serio lo digo en serio siempre desde la primera vez que te lo pedi y vagar por la ciudad pensando que sin vos está vacía y querer lo que vos querés y pensar que me estoy perdiendo pero saber que con vos estoy a salvo y decirte lo peor de mi y tratar de darte lo mejor de mi porque no te mereces ni un poquito menos y responder tus preguntas cuando prefiera no hacerlo y decirte la verdad cuando la verdad es que no quiero e intentar ser honesto con vos porque vos lo preferís y pensar que todo se acabó pero igual quedarme diez minutos más antes de que me eches para siempre de tu vida y olvidar quién soy y tratar de estar más cerca de vos porque es hermoso aprender a conocerte y el esfuerzo vale la pena y hablarte mal en alemán y en hebreo peor  y hacer el amor con vos a las tres de la mañana y de algún modo de algún modo de algún modo comunicarte algo del / abrumador inmortal irrefrenable incondicional omniabarcador enriquecealma abreconcinecia constante inagotable amor que tengo para vos" (Fragmento de Crave, obra de Sarah Kane.)

 

 

El placer siempre es mío.

 

 

Mariana

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.