Revista Digital DeMujeres.com.ar

Jueves | 21 de Septiembre de 2017

ARQUITECTURA Y AMBIENTE

Las ciudades se preparan!

Arq. M. Andrea Rodríguez - 05-03-2017

 

Actualmente, más de la mitad de la población mundial vive en asentamientos urbanos que sufren diferentes impactos de menor o mayor grado, los que pueden perturbar seriamente servicios básicos de la comunidad, como sus sistemas de distribución de alimentos, abastecimiento de agua, asistencia médica, calidad educativa, transporte, eliminación de basura y comunicación.

 

La posibilidad que tenga una ciudad para absorber estos impactos define su capacidad de resiliencia, permitiendo reorganizarse y transformarse frente a los riesgos que enfrenta. Lograr que nuestras ciudades sean más seguras es un reto a largo plazo que podemos alcanzar si comprendemos que trabajar en la prevención y por sobre todo el conocimiento de sus falencias y aptitudes permitirá proteger la vida de sus habitantes. 

 

 

Lamentablemente la toma de conciencia suele producirse luego de alguna crisis de índole natural o como consecuencia de un fuerte deterioro en la calidad de infraestructura de sus servicios.

 

La ciudad requiere del conocimiento de sus sistemas para poder prepararse, para ello es imprescindible el trabajo en conjunto de las autoridades locales/municipales y sus habitantes para lograr un diagnóstico que permita elaborar un plan de acción a partir del cual se tomen las decisiones adecuadas para recuperar el buen funcionamiento lo más rápidamente posible.

 

 

Teniendo en cuenta que las contingencias adversas que debe enfrentar una ciudad son diversas y van mutando con el tiempo es que se requerirá una constante revisión y actualización de las distintas etapas del proceso: diagnóstico y evaluación, elaboración de un plan, ejecución del mismo, monitoreo y seguimiento, para la posterior revisión del plan. 

 

 

La oficina de Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR)  y sus organizaciones socias pusieron en marcha en 2010 la Campaña Mundial “Desarrollando ciudades resilientes - ¡Mi ciudad se está preparando! Los objetivos de la campaña son aumentar la comprensión y fomentar el compromiso de los gobiernos locales y nacionales para que la reducción de riesgos y la resiliencia a los desastres y al cambio climático sean una prioridad de sus políticas.

 

Para ello ha elaborado un plan de 10 aspectos esenciales para lograr una ciudad resiliente:

 

  • Aspecto básico 1: Gestionar la organización y coordinación para comprender y reducir el riesgo de desastres, sobre la base de la participación de grupos de ciudadanos y la sociedad civil. Formar alianzas locales. Garantizar que todos los sectores comprendan su papel en la preparación y reducción de riesgos de desastres.

 

  • Aspecto básico 2: Asignar un presupuesto para la reducción de riesgos de desastres y ofrecer incentivos para que propietarios, familias de bajos ingresos, comunidades, comerciantes y el sector público inviertan para reducir el riesgo que enfrentan.

 

  • Aspecto básico 3: Mantener actualizada la información sobre los peligros y vulnerabilidades, preparar evaluaciones de riesgos y utilizarlas como base para los planes y decisiones de desarrollo urbano. Garantizar que esta información y los planes para la resiliencia de su ciudad sean de fácil acceso al público y se analicen a fondo con ellos.

 

  • Aspecto básico 4: Invertir en mantener una infraestructura esencial para la reducción de riesgos, como canales de drenaje adaptados donde sea necesario para lidiar con los cambios climáticos.

 

  • Aspecto básico 5: Evaluar los sistemas de seguridad de todas las escuelas y centros de salud y actualizarlos, si es necesario.

 

  • Aspecto básico 6: Aplicar y hacer cumplir normas realistas de construcción segura y principios de planificación del uso del suelo. Identificar áreas seguras para ciudadanos de bajos ingresos y mejorar los asentamientos informales en la medida de lo posible.

 

  • Aspecto básico 7: Garantizar que se ejecuten programas educativos y de capacitación sobre la reducción de riesgos de desastres en las escuelas y las comunidades locales.

 

  • Aspecto básico 8: Proteger ecosistemas y barreras naturales para mitigar inundaciones, marejadas y otras amenazas frente a las cuales la ciudad pueda ser vulnerable. Adaptarse al cambio climático mediante la creación de buenas prácticas de reducción de riesgos.

 

  • Aspecto básico 9: Instalar en la ciudad sistemas de alerta temprana y capacidades en gestión de emergencias, y llevar a cabo regularmente simulacros de preparación para emergencias.

 

  • Aspecto básico 10: Después de una catástrofe, garantizar que las necesidades de los sobrevivientes sean el eje de la reconstrucción, y a la vez, apoyar a sus organizaciones comunales en el diseño y aplicación de respuestas, como reconstrucción de casas y medios de vida.

 

 

 

Un plan de desarrollo de la ciudad orientado a fortalecer su resiliencia, es una tarea de la comunidad liderada  por los gobiernos locales que brinda una excelente oportunidad para aumentar el nivel de participación y compromiso de la población. “La reducción del riesgo de desastres es una inversión “sin remordimientos” que protege la vida, las propiedades, los medios de sustento, las escuelas, los negocios y el empleo". Declaración de Chengdu para la Acción, agosto de 2011.

 

 

 

Arq. María Andrea Rodríguez

 


 

mara-haus arqs. asociadas

María Andrea Rodríguez Anderson- Cristina Hauscarriague
marahaus.arqs@gmail.com

 


 

Fuente; http://www.unisdr.org/files/26462_manualparalideresdelosgobiernosloca.pdf

 

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.

Lo + leido