Revista Digital DeMujeres.com.ar

Viernes | 17 de Noviembre de 2017

Siempre con magia

#siempreconmagia

María Paula Putrueli - 06-03-2017

 

Cin Wololo

 

Mis días

 

Me despierto, abro los ojos, pienso en vos.

¿Te habrás puesto medias este invierno?

¿La risa le habrá ganado la batalla a las lágrimas.?

 

¿Estarás en tu lugar en el mundo, serás feliz ahí, lejos de mí?
¿Alguien acompañará ese caminar pausado?,

Aquel a quien la vida a veces parece pesarle demasiado
¿Te sorprenderán todas las veces que a mí me hubiese gustado hacerlo?

 

El pensamiento de por qué no me dejaste acompañarte
mientras descubrías quien eras en tu propia vida

me persigue cerca del mediodía, trago como puedo
y sigo respirando con un raspor en la garganta.

 

El sillón me espera por las tardes, somos él y yo
sintiendo el doble tus angustias y riendo el triple tus sonrisas
Sigo esperándote, algo me dice que vas a volver
todos acá parecieran saberlo.

 

Las sillas se encaprichan en no dejar sentar a nadie que tenga tu perfume
los cuadros no quieren ser vistos por nadie más que tus ojos de alma
el colchón me declaró la guerra por no hacer lo suficiente para que estés en él.

 

Llega la noche, miro al cielo, y pido por vos, que te descubras,

Me descubras y nos descubras, y seamos al fin dos.

Mientras tanto, te amo desde el silencio y la espera

Me sostengo en este amor, sin saber si un día tendré que dejarlo ir.

Y me quedo dormida estirando la mano por si del otro lado del mundo
tu espalda siente que alguien desde atrás la abraza tímidamente.

 

Y me duermo.

Me despierto, abro los ojos, pienso en vos…

 


 

 

Glenda Guasco

 

 

Declaración Confesa

 

Lo que debía ser una declaración de amor se ha convertido en un réquiem de una banal ilusión.

 

Ya no habrá un te amo, se realizará un trueque de la suave caricia por el golpe brusco de aquel que no sabe cuidar.

 

Esas miradas que alguna vez coincidieron no volverán a encontrarse.

 

Me he dado instrucciones precisas de recordarme, en cada amanecer y en cada atardecer, que ya no me siento enamorada, que todo ha sido un paso en falso.

 

No habrá más palabras de amor, las poesías serán austeras, no correrá más sangre por las venas pasionarias ni lágrimas que inunden las mejillas.

 

Si un jurado presionara en búsqueda de una confesión, aceptaré que te he amado más que a la vida misma, dejaré claro que te he soñado desde el día que conjugué mi primera respiración.

 

Me declararé culpable del amor más grande e imperfectamente perfecto de todos, y darán cadena perpetua a esa ingenua esperanza, que siempre estuvo esperando aquel te amo que no supo ser verbalizado.

 

Queda lo dicho, inmortalizado en papel, piel, carne, sangre y huesos, no podrá nunca ser olvidado, aunque saqueen los vestigios de mi memoria, allí permanecerá.

 

Toda mi humanidad, desde el día de la fecha, se abocará día a día, hora a hora, minuto a minuto, en la misión de dejar de amarte con esta intensidad que la embarga.

 

El cerebro, como un testigo encubierto, ha aportado a la causa un sin fin  de razones, las cuales impregnan de fe a lo aquí confeso.

 

Aceptaré que te amé bordeando el abismo de la locura, fingiré sonreír sabiéndote ausente en mis noches.

 

Y no habrá confusión, desde hoy, declaro y confieso que mi corazón entero y despedazado, finalmente en un latido desgarrador, ha puesto punto final a esta historia de amor, que no supo ser lo que estaba destinado a ser.

 

 

 

Mary Putrueli

#siempreconmagia

 


 

Escritora, Directora y Crítica de cine

Web: www.maryputrueli.com.ar

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.

Lo + leido