Revista Digital DeMujeres.com.ar

Sábado | 19 de Octubre de 2019

GALERÍA VIRTUAL  

Cuatro obras y por qué?

Viviana Errecalde - 01-07-2013

“Por este motivo llamé a esta muestra “Tanka”, porque Tanka, al igual que su hermano Haiku, aúna, síntesis y profundidad y a la vez, no pretende ir más allá de un instante. Ese instante revela la unidad del ser. Todo está quieto y todo en movimiento. La muerte no es algo aparte: es de manera indecible la vida.” Viviana Errecalde

 


 

Le preguntamos a un grupo de Artistas Plásticos, cuáles fueron las obras que los impactaron, esas que determinaron su camino.

 

En esta edición Viviana Errecalde  y sus cuatro Obras. 

 

 

1. "Vieja pelando una gallina" de Carlos Alonso. 1964

2.  "Para un paisaje americano" de Antonio Seguí. 1963

3.  "Gobernante" de Alberto Delmonte. 1999

4.  "Sonidos para una pared" de Jorge Abot. 1997

 

 

 

 

 

Cuando estudiaba, mientras hacía la carrera de dibujo, siempre admiré mucho a Alonso. Miraba su obra en reproducciones, en libros y algo en el Museo Nacional de Bs As, pero no mucho más.

 

Mi maestro siempre decía que a él, Alonso lo emocionaba. A mí me encantaba, pero no sentía eso de la emoción; hasta que tuve la oportunidad de ver esta obra en una muestra en el Teatro Argentino.

 

Literalmente, quedé pasmada frente a ella, sin poder quitarle los ojos de encima y entendí lo que decía el Vasco (mi maestro), era como un embrujo.

 

Es una obra bellísima, técnicamente impecable, que tiene algo entre misterioso e inquietante que te atraviesa. Creo que ese día comprendí cabalmente de qué se trataba el arte!

 

Sentí algo semejante ante esta obra de Seguí que vi en el Museo Provincial de Bellas Artes. Recuerdo que pensé: ¡Dios, yo no estaba ni en proyecto de llegar al mundo y éste tipo ya pintaba así!.

 

La de Delmonte y Abot las vi juntas muchos años despues, en el MACLA, mientras estudiaba  pintura. Jamás voy a olvidar esa muetra porque fue un antes y un después en mi propia obra. Yo no sabía que se podía pintar así: eran hermosas, sutiles y algo brutales a la vez. Profundamente conmovedoras.

 

Es imposible poner en palabras lo que sentí, pero me quedó claro que de ahí en adelante yo quería "eso" que había en esas obras en mi propio trabajo, aunque me llevara la vida lograrlo.

 

 

Por suerte, he visto muchas obras más que me conmovieron y aún me siguen gustando, pero éstas cuatro, se puede decir que fueron especiales, porque de alguna manera cambiaron mi modo de ver y apreciar el arte.

 

Viviana Errecalde

NOTAS RELACIONADAS

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.