Lavanda

Propiedades de la lavanda

dmujeres - Revista digital - 15-10-2013

 

 

Desde la antigüedad la lavanda ha sido utilizada como hierba relajante en los baños. Fueron los romanos los que difundieron el uso del aceite de lavanda en el agua de baño.

 

Fue una de las plantas más usadas en los países mediterráneos, no sólo por el hecho de ser una planta silvestre que crece abundantemente en estos países, sino que también resulta muy fácil de cultivar.

 

La lavanda (Lavandula) es un arbusto perenne de la familia de las labiadas, puede medir hasta 1,5 m. de altura. La palabra Lavandula es un derivado de la palabra latina "lavare" (lavar).

 

 

 

 

Su componente principal es el aceite esencial, que contiene alcoholes terpénicos (linalol, geraniol y borneol) y sus esteres, entre otras muchas sustancias, responsables de sus propiedades sedantes del sistema nervioso central, hipotensoras, antiinfecciosas y bactericidas.

 

 

Entre los remedios tradicionales se encuentran los siguientes:

 

 

- Ahuyentar los insectos: Se fabricaban bolsitas de tela y se llenaban con hojas de esta planta para ahuyentar las moscas, los mosquitos u otros insectos.

 

- Aromatizar la ropa o las habitaciones: Las mismas bolsitas se colocaban entre la ropa para dar buen aroma y al mismo tiempo impedir la entrada de las polillas.  

 

- Facilitar el sueño: Algunas veces las hojas de esta planta metidas dentro de saquitos se colocaban debajo de la almohada porque se pensaba que ayudaba a conciliar el sueño.

 

- Tratamiento del dolor: Los preparados con lavanda para el tratamiento de dolores reumáticos, dolores lumbares, tortícolis, dolor de cabeza y dolor de pies.

 

- Curar las heridas y mejorar el estado de la piel: Algunos de sus componentes tienen propiedades antisépticas que la hacen muy eficaz en el tratamiento externo de las lesiones de la piel.

 

- Remediar enfermedades microbianas: Tiene propiedades antivíricas, antibacterianas, resultando muy buena en la eliminación e inhibición de muchas bacterias y virus responsables de enfermedades respiratorias.

 

 

 

Infusión de lavanda

El té o infusión de lavanda, es muy fácil de preparar. Para la realización de esta infusión es necesario tener los siguientes ingredientes:

 

4 cucharadas de flores desecadas (el doble si no se encuentran secas), un litro de agua y miel si es que quieren endulzar.

 

La preparación consiste en hervir las flores secas en conjunto con el litro de agua durante 10 minutos. Transcurrido este tiempo se debe dejar reposar por unos minutos para después colar la infusión.

 

 

 

____________________________________________________________________________________________

 

Fuente: www.botanical-online.com

             www.plantasquecurar.com

NOTAS RELACIONADAS

No existen notas relacionadas para esta publicación en particular.

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.

Lo + leido