Dmujeres

Violencia Obstétrica

dmujeres - Revista digital - 01-07-2013

"La violencia obstétrica es también violencia de género"

 

¿Qué es la Violencia Obstétrica?

 

Es una forma de violencia contra la mujer y está enunciada en dos leyes nacionales y vigentes: la Nº 25.929

(de los Derechos de Padres e Hijos durante el Proceso de Nacimiento), sancionada en 2004 y aún sin reglamentar,

y en la Nº 26.485  (de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres

en los Ámbitos en que Desarrollen sus Relaciones Interpersonales).

 

“Violencia obstétrica: aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos

de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los

procesos naturales, de conformidad con la Ley 25.929.”

 

¿Cuáles son los derechos que garantiza la ley 25.929?

 

El artículo 2º de la ley 25.929 de 2004, reconoce una serie de derechos a la mujer, en relación con el embarazo, en el trabajo de parto, en el parto propiamente dicho y en el período de postparto, entre ellos:
 

a) A ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pudieren tener lugar durante esos procesos de manera que pueda optar libremente cuando existieren diferentes alternativas.
 

b) A ser tratada con respeto, y de modo individual y personalizado que le garantice la intimidad durante todo el proceso asistencial y tenga en consideración sus pautas culturales.
 

c) A ser considerada, en su situación respecto del proceso de nacimiento, como persona sana, de modo que se facilite su participación como protagonista de su propio parto.

 

d) Al parto natural, respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados por el estado de salud de la parturienta o de la persona por nacer.

 

e) A ser informada sobre la evolución de su parto, el estado de su hijo o hija y, en general, a que se le haga partícipe de las diferentes actuaciones de los profesionales.

 

f) A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación, salvo consentimiento manifestado por escrito bajo protocolo aprobado por el Comité de Bioética.

 

g) A estar acompañada, por una persona de su confianza y elección durante el trabajo de parto, parto y postparto.

 

h) A tener a su lado a su hijo o hija durante la permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no requiera de cuidados especiales.

 

i) A ser informada, desde el embarazo, sobre los beneficios de la lactancia materna y recibir apoyo para amamantar.

 

j) A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados de sí misma y del niño o niña.

 

k) A ser informada específicamente sobre los efectos adversos del tabaco, el alcohol y las drogas sobre el niño o niña y ella misma.

 

¿Cuáles son las Recomendaciones de la OMS sobre el nacimiento?

 

Estas 15 recomendaciones tienen por base el principio de que toda mujer tiene derecho a una atención prenatal adecuada y un papel central en todos los aspectos de dicha atención, incluyendo participación en la planificación, ejecución y evaluación de la atención. Los factores sociales, emocionales y psicológicos son fundamentales para comprender la manera de prestar una atención perinatal adecuada.

 

Recomendaciones Específicas:

 

- Para el bienestar de la nueva madre, un miembro elegido de su familia debe tener libre acceso durante el parto y todo el período postnatal. Además, el equipo sanitario también debe prestar apoyo emocional.

 

- Las mujeres que dan a luz en una institución deben conservar su derecho a decidir sobre vestimenta (la suya y la del bebé), comida, destino de la placenta y otras prácticas culturalmente importantes.

 

- El recién nacido sano debe permanecer con la madre, siempre que sea posible. La observación del recién nacido sano no justifica la separación de su madre.

 

- Debe recomendarse la lactancia inmediata, incluso antes de que la madre abandone la sala de partos.

 

- Algunos de los países con una menor mortalidad perinatal en el mundo tienen menos de un 10 % de cesáreas. No puede justificarse que ningún país tenga más de un 10-15 %.

 

- No hay pruebas de que después de una cesárea previa sea necesaria una nueva cesárea. Después de una cesárea debe recomendarse normalmente un parto vaginal, siempre que sea posible una intervención quirúrgica de emergencia.

 

- La ligadura de las trompas de Falopio no es una indicación de cesárea. Existen métodos más sencillos y seguros de esterilización tubárica.

 

- No existe evidencia de que la monitorización fetal rutinaria tenga un efecto positivo sobre el resultado del embarazo. La monitorización fetal electrónica sólo debe efectuarse en casos cuidadosamente seleccionados por su alto riesgo de mortalidad perinatal, y en los partos inducidos. Se precisan más estudios sobre la selección de las mujeres que podrían beneficiarse de la monitorización fetal. Entre tanto, los servicios nacionales de salud deberían abstenerse de adquirir nuevos equipos.

 

- Se recomienda controlar la frecuencia cardíaca fetal por auscultación durante la primera fase del parto, y con mayor frecuencia durante el expulsivo.

 

- No está indicado rasurar el vello púbico o administrar una enema antes del parto.

 

- No se recomienda colocar a la embarazada en posición dorsal de litotomía durante la dilatación y el expulsivo. Debe recomendarse caminar durante la dilatación, y cada mujer debe decidir libremente qué posición adoptar durante el expulsivo.

 

- Debe protegerse el perineo siempre que sea posible. No está justificado el uso sistemático de la episiotomía.

 

- La inducción del parto debe reservarse para indicaciones médicas específicas. Ninguna región debería tener más de un 10 % de inducciones.

 

- Durante el expulsivo debe evitarse la administración rutinaria de analgésicos o anestésicos (salvo que se necesiten específicamente para corregir o prevenir alguna complicación).

 

- No está justificada la rotura precoz artificial de membranas como procedimiento de rutina.

 

Decile no a la violencia obstétrica. Hacé valer tus derechos.

Denuncias al 0800-222-3444. Línea de salud sexual del Ministerio de Salud de la Nación


Video Recomendado

Campaña La Violencia Obstétrica es también Violencia de Género. Relatos de mujeres.
Realización: Las Casildas
Dirección y montaje: Florencia Mujica - Creatividad: Julieta Saulo y Florencia Vicente
Arte: Natalia Ugrina

 

 

 

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.

Lo + leido