Revista Digital DeMujeres.com.ar

Sábado | 03 de Diciembre de 2022

ARQUITECTURA Y AMBIENTE

Jugando con el tiempo

Arq. M. Andrea Rodríguez - 10-03-2014

 

Pocos instrumentos despiertan sensaciones tan fuertes en un espacio como el manejo de la luz. De tiempos inmemorables ha sido capaz de generar las más diversas emociones dándole vida a la arquitectura.

 

Aunque se han inventado numerosos tipos de luz artificial para suplir la luz solar, sin duda el uso de la luz natural es una de las premisas fundamentales del diseño en la construcción sustentable. Un proyecto cuyo objetivo fundamental es trabajar con la luz natural, necesita un exhaustivo diseño de las aberturas para distribuir adecuadamente y con calidad la luz natural. Es un punto de partida y su uso refleja distintas intencionalidades en el proyecto.

 

 

La luz provoca en los espacios tonos, contrastes, climas, generando atmosferas de muy variada intensidad, capaces de modificarse a lo largo del día, posibilitando nuevos escenarios.


 

La luz natural construye y cincela los espacios.


“Los volúmenes muertos empiezan a despertar en el momento en que los rayos de luz penetran en las habitaciones y se deslizan por los muros; los objetos mudos cobran vida en función del clima o de la hora del día; y la sombra que surge como una presencia palpable, se expande o contrae, se suaviza o agudiza, según la forma de proyectarse en las paredes o instalarse en el espacio.


Los espacios se iluminan u oscurecen dependiendo de la cantidad de sol que reciben, como despertando o cayendo según lo que venga del cielo”. (La arquitectura de la luz natural, Henry Plummer)


 

La luz se convierte en un instrumento que nos permite percibir el espacio, generando una experiencia que varía en el tiempo y a su vez, en el espectador que lo percibe de muy distintas maneras según su propia experiencia.

 

 

Podríamos decir que una de sus más valiosas cualidades es la de jugar con el tiempo: el sol y la sombra se mueven, transformando el paisaje a lo largo de la jornada, lo mismo sucede con el transcurrir de las estaciones, luces y sombras se proyectan  provocando los más variados efectos a lo largo del año.


 

La riqueza en matices que la luz natural le otorga a un espacio unido al aporte energético que genera, la han convertido en una de las más destacadas banderas del diseño sustentable.

 

 

 

 

Arq. María Andrea Rodríguez

 

 

 

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.

Lo + leido