Cronopias

Martha Gellhorn

Mariana Taberniso - 04-04-2014

 

 

“Una sabe exactamente cuándo es el instante

en que se enamora de un hombre"

Martha Gellhorn

                                                                                                                                                            

 

Gellhorn y Hemingway

 

 

 

Martha Gellhorn  nació en Misuri.

 

Ernest Miller Hemingway en Illinois.

 

Ambas ciudades bordean el Rio Missisipi… el río, siempre el río.
 


 

 

Conocer a una mujer cargada de coraje a través de su vida compartida con un “Enorme Escritor“ es un pecado. Un pecado imperdonable de la perspectiva de género que durante años y en muchos casos, aún hoy, inscriben la nominación de alguien y la supeditan a Otro. Ha sucedido mucho con las mujeres, bastante poco entre los hombres. Esto de que detrás de un gran Hombre hay una gran Mujer, parece dar valor a la misma, sin embargo, no deja de ser “detrás”. 

 

Leer sobre ella en castellano es posible. Entonces allí se encuentran letras que hablan de una mujer llena de coraje, enorme sensibilidad, comprometida ideológica y políticamente, entregada al vertiginoso mundo del dolor incomprensible. Ése que produce la Guerra, la dominación de unos humanos sobre otros, el aniquilamiento de todo valor por la vida, el desparpajo de un juego siniestro donde todos pierden; aún aquellos que no saben qué. están perdiendo.

 

Gellhorn conoció a Hemingway durante un viaje familiar a Cayo Hueso en diciembre de1936. Acordaron viajar juntos a España con el fin de cubrir la Guerra Civil Española, ella contratada por la revista Collier's Weekly. Celebraron la navidad de 1937 en Barcelona. Más adelante, desde Alemania, reportó el ascenso de Adolfo Hitler y, en 1938, se encontraba en Checoslovaquia. Después del inicio de la Segunda Guerra Mundial, describió estos acontecimientos en la novela A Stricken Field (1940). Luego reportó la guerra desde Finlandia, Hong Kong, Birmania, Singapur y Bretaña. A falta de documentos oficiales de acreditación por parte de la prensa, Gellhorn se hizo pasar por camillera para atestiguar el desembarco en Normandía y, más tarde, recordó: "Seguí la guerra en cualquier lugar en donde la alcanzaba". Fue de las primeras reporteras en informar sobre el campo de concentración de Dachau, antes que fuera liberado.

 

Martha y él vivieron juntos cuatro años antes de casarse. Se divorciaron 5 años después. En el film que narra esa pasión compartida entre la cama y el cotidiano, los sueños, las letras y los estilos; late una admiración mutua que sólo él podía amenguar con su soberbia intelectual.

 

La película “Hemingway y Gellhorn” de Philip Kaufman retrata ése vínculo, recorta los tiempos de un hombre y una mujer junto a la historia y a los hechos màs significativos del Siglo XX. Un Guión cinematográfico también es Literatura, ésa que explota en imágenes diseñadas por alguien. Distinto es, de las que dispara un libro en nuestras inconmensurables cabezas, claro está, sin embargo creo que este guión trasciende en sí mismo, para mostrarnos las letras màs profundas de dos seres que escriben, que no pueden escribir, que sufren la escritura, que la disfrutan casi al mismo tiempo, a los que les es inevitable tipear y tipear hasta el cansancio cuando las palabras los inundan. Les recomiendo ver la película, allí donde ése hombre puede decirle a ésa mujer “la relación de dos seres inteligentes es un gran trabajo”, resulta “forzoso” en ocasiones

 

En 1960 ella dice: “Quiero escribir sobre los vietnamitas, sobre los civiles; todos olvidan que son personas. Modestamente, pretendo darles un rostro, para que sepamos a quién estamos aniquilando".

 

En tiempos como los que vivimos, donde el Mundo aún no puede comprender la inmensa tarea que tenemos en el Universo y suelen, muchos, sostener la pueril idea de eternizar poder; se hace más visible una mujer como Martha, porque aquello que las mujeres llevamos siglos intentando manifestar, poner sobre el tapete, mostrar lo invisible, colorear la oscuridad, está en su intención “a la letra”. Al decir de Lacan. Podrìamos pensar que Gellhorn hace conciente lo inconsciente a través de la palabra.

 

Valdría la pena leer la Biografía escrita por Caroline Moorehead titulada “Martha Gellhorn”.

 

Sergio Parra escribió sobre ella: Una mujer única. Una viajera entre viajeras, tanto de geografías físicas como mentales. Un ejemplo para no dormirnos nunca en los laureles, porque la vida es corta, y hay mucha gente que está más muerta que viva, aunque sus constantes vitales no lo certifiquen aún.

 

Comparto su mirada.

 

El placer siempre es mío.

 

 

 

Mariana Taberniso

 

______________________________________________________________________________________________

 

 

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.

Lo + leido