Revista Digital DeMujeres.com.ar

Miercoles | 26 de Enero de 2022

De Cincuenta - Diciembre 2011

Cuando la pasión desvanece...

Lic. Patricia Pignato - 06-12-2011

Algunos de los conflictos que suelen plantear las parejas se relacionan con la falta de deseo sexual, con un desvanecimiento de la pasión, ese libre flujo de energía emocional, que poco a poco los va alejando uno del otro. Dado que la pasión es el flujo de la vida en toda su exuberancia natural y no se esfuma así nomás, sino que se bloquea, cabe preguntarse, entonces, qué estará obstaculizando la sexualidad de la pareja?; entendiendo que la sexualidad forma parte del vínculo humano y es uno de los aspectos fundamentales de la relación.

 

La mala comunicación o la falta de diálogo pueden ser una de las causas de la ausencia de intimidad, siendo ésta vital para una adecuada relación sexual. La esencia de la comunicación consiste en prestar atención a las emociones ajenas. 

 

El buen sexo logra manifestar e intercambiar emociones libres, mientras que el mal sexo consiste en emociones bloqueadas. La falta de fluidez en el diálogo irá enquistando lentamente todo aquello que duele o lastima del vínculo con la otra persona, hasta la decadencia de la relación, que tarde o temprano llevará inevitablemente a la ruptura.

 

En estas cuestiones del deseo, siempre se puede desviar la culpa aduciendo que la mujer es poco sexuada o que el hombre tiene demasiada libido, pero lo relacionado con el deseo sexual en el varón, tiende a ser un mito cultural, ya que es de gran peso para el hombre, que se supone, siempre tiene que desear para afirmar su masculinidad. Mientras que para la mujer no pareciera ser algo tan primordial, cuando en realidad es muy importante para ambos. 

Ante la falta de deseo, tanto para unos como para otros, deben considerarse algunas cuestiones tales como, el impulso, más la motivación y el anhelo.

En el impulso, se toman aspectos fisiológicos, físicos, la incidencia del estrés que disminuye estrógenos y testosterona generando una disminución en el impulso, así como el exceso de alcohol y tabaco afectan la circulación que tendrá efectos sobre la erección. Enfermedades tales como: diabetes, hipertensión, y problemas cardíacos, disminuyen el impulso sexual. La buena alimentación y el ejercicio físico suman para un mejor rendimiento. 

En cuanto a la variable de motivación y anhelo: aquí cuentan los aspectos psicológicos del individuo, su historia, personalidad y fantasías. Cuando una pareja en su accionar permite, que se instale un prolongado silencio y la guerra subterránea entre los conflictos y los miedos impiden arrojar luz a los efectos de solucionar los problemas, se irá generando el desvanecimiento de la pasión, y esto inevitablemente, llevará a la disolución del vínculo. 

No obstante, aunque se haya roto la trama de la ternura que alguna vez los conectó, sólo será posible retornar a la pasión perdida, si el amor aún sigue vigente en la relación. 

 

Lic. Patricia Pignato

 

NOTAS RELACIONADAS

No existen notas relacionadas para esta publicación en particular.

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.

Lo + leido