Comida Saludable

Frutas y verduras de primavera

dmujeres - Revista digital - 20-09-2015

 

 

 

Ya ha llegado la primavera. La energía renace y crece, los días se alargan, hay más luz y  la temperatura se hace más cálida. Al mismo tiempo nos empezamos a sentir más creativos, con ganas de hacer cosas nuevas, nuevos proyectos y cambios. Ha pasado la época de reposo e introspección y ahora toca renovarnos.

 

La naturaleza nos provee en todas las estaciones, alimentos llenos de vitaminas y minerales que tienen que ver con el clima en el que estamos y con lo que necesitamos. Por ejemplo, las frutas de verano tienen más agua para ayudarnos a hidratarnos frente al calor. 

 

 

Comer de estación tiene muchos beneficios, he aquí algunos de ellos:

 

- Los productos son frescos.


- Completan todo su ciclo de crecimiento, manteniendo todas sus propiedades y sabor.


- Son más económicos.


- No fueron forzadas a madurar antes de tiempo.

 

 

Alimentación en Primavera


Nuestra dieta debe variar. Hemos de ir eliminando los platos fuertes del invierno porque la energía que necesitaremos en esta estación, ha de ser más ligera. Debemos tomar más alimentos livianos como verdura, sobre todo de hoja verde que colaboran en el proceso depurador, germinados, encurtidos y ensaladas crudas.
 

Los alimentos más representativos de la primavera son alimentos que favorecen la función depurativa del hígado, son diuréticos, favorecen el tránsito intestinal y son ricos en vitaminas y minerales. Estos son: alcaucil, apio, berros, espárragos, frutillas, limón.

 

 

Algunas frutas y verduras que nos ofrece la primavera 


Ananá, banana, damasco, durazno, frambuesa, frutilla, kiwi, limón, naranja, palta, pera, pomelo. Acelga, albahaca, alcaucil, arvejas, apio, espinaca, gírgolas, espárragos, lechugas, nabo, papas, perejil, puerro, remolacha, repollo, zanahori, zapallito y zucchini. 

 


 

Hablemos de la Acelga

 

Es sin duda, una de las verduras más light: sólo 23 calorías por cien gramos. Podríamos tomar un bowl repleto, de unos 300 g, y sumar las mismas calorías que una manzana.

 

Rica en Vitamina A, muy importante para mantener una piel sana, una buena visión, un cabello saludable, el sistema óseo y el inmunológico. La Vitamina A posee propiedades antioxidantes, por lo que nos protege ante los radicales libres, las infecciones y las enfermedades degenerativas.

 

Contiene hierro, el cual combate la anemia ferropénica, participa el la producción de hemoglobina (que transporta el oxígeno a todas las células del organismo) y forma parte de muchas proteínas. Además, tiene gran contenido en agua, por lo que nos hidratan cuando las ingerimos. Otros minerales son el potasio, magnesio y yodo.

 

Su contenido en Vitamina C nos ayuda a absorber el hierro, mantiene en buen estado los huesos y dientes.


 

Hoy cocinamos rollitos de acelga

 

  

 

Ingredientes:

 

Hojas de Acelga grandes, tantas como rollitos quieras armar.

Sal cant. necesaria.

Relleno

1 taza de Arroz

1 cebolla

1 morrón

1 zanahoria

sal, pimienta, queso rallado a gusto.

 

Preparación:

 

Quitarle las pencas a las hojas de acelga y cocinarlas durante 2 minutos en agua hieviendo, deben quedar firmes.

Saltear las verduras en aceite de oliva, mezclarlas con una taza de arroz cocido y el queso rallado. Salpimentar a gusto.

 

Extender las hojas de acelga, colocar el relleno en el centro, doblar los laterales hacia adentro y finalmente formar rollitos.

 

Disponer en una fuente para horno, colocarles un poco de queso rallado y gratinar por unos minutos.

 

El relleno puede variar según lo que tengas en casa. Es una técnica básica que te permitirá ser creativa y sorprender a tus comensales.

 


 

¿Qué hacemos con las pencas que nos sobraron?...

 

  

 

 

Pencas rellenas al graten

 

Lo primero que hay que hacer es poner a cocinar en una olla con agua, las pencas de acelga, bien limpias y lavadas. Una vez que están cocinadas las dejamos escurrir. Cortamos en trozos más o menos iguales y nos disponemos a rellenarlas.


Colocamos la  mitad de los trozos  en una bandeja apta para el horno, encima ponemos jamón cocido; sobre éste, queso tipo cremon, (tambien puede ser un semiduro o un queso de máquina), en triángulos y cubrimos con otra penca.

 

Cubrimos con salsa bechamel (opcional), espolvoreamos con abundante queso rallado y unas semillas de sésamo. Levar al horno hasta dorar.

 

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.

Lo + leido